dimecres, 24 de desembre de 2008

Bones Festes!


Són dies de recolliment familiar; nens que poden pujar de peus a la cadira només per recitar el vers; torrons d'Agramunt o de Xixona o de Suchard; somriures, petons i abraçades; molt de cava i vi amb alguna copeta de licor; l'escudella de la iaia del peix fent la competència a l'ànec de la iaia de baix; els cosins que es fan grans i, de retruc, tu també; l'avi Josep que ens demanarà que toquem el piano (per alguna cosa el vaig pagar!, dirà); carretera i cap a Binèfar, a passar un segon Nadal i Sant Esteve; celebrar el tió sense tió; vespres de digestió amb més cava i a casa dels amics; paper de regal rebregat a la bossa de la brossa; calces, mitjons, calçotets, pijames, sabatilles; la Laia i jo fent de cambreres; l'explicació a càrrec del papa sobre el vi que beurem; la mama atrafegada a la cuina amb totes les seves delicadeses; el Jordi intentant seguir el ritme mastegador del Josep (i passant una tarda amb àlmax); el Sergi fent-nos riure; els de l'Arboç arribant puntuals,... Tot això passarà aquests dies a Ca l'Àngel, llàstima que enguany no sentirem com l'avi Joan rondina perquè no el deixem parlar... serà estrany, trist, però segur que també serà un Bon Nadal...

Bones Festes a tots i totes!

(la postal és obra del Ricard Espelt, un artista polifacètic i un bon amic; i Ca La Florinda, una casa rural amb molt d'encant - què he de dir!!).

dilluns, 15 de desembre de 2008

No faré cap comentari al respecte


No té despercidi. Quina generalització més generalitzada. No faré cap més comentari, només que a través del Facebook del Pol Gomà m'ha arribat aquest article d'un "intel·lectual" espanyol publicat a El Semanal de El País, el passat diumenge:


JAVIER MARÍAS LA ZONA FANTASMA
Una región ocultamente furibunda

Antes de nada, debo dar las más sorprendidas gracias a cuantos lectores de esta página han tenido la amabilidad, por vía directa o indirecta -a través de la sagaz procuradora cuyo nombre mencioné hace tres semanas, y a la que no sé si hice una faena con ello-, de ofrecerme sus máquinas de escribir o indicarme cómo podría hacerme con una del modelo que he empleado durante años y que ha dejado de fabricarse. No puedo aceptar los generosos ofrecimientos de los primeros, pues nunca estaría dispuesto a privar a nadie de algo de su propiedad, y en cuanto a las oportunidades que aparecen en Internet y sobre las que se me ha informado, se trata de Olympias de segunda mano, de cuyo funcionamiento no me puedo fiar enteramente, o bien habría que hacerlas venir desde Hong-Kong o Chile, y esto me parecería una extravagancia exagerada. Así que he optado por lo más sensato: comprar otro modelo, de otra marca, con el que aún no estoy escribiendo este artículo porque de momento hay una tecla que no me obedece y de la que dependen los márgenes y el interlineado. Ya veremos si logro doblegarla (a la tecla fundamental y rebelde), pero en todo caso un millón de gracias.

Eso sí, no me pregunten con qué diablos estoy escribiendo. Lo que sí puedo confesarles es que la semana pasada, al estar fuera de Madrid y en un sitio en el que era imposible comprar máquina alguna, no me quedó otro remedio que tomar prestado un ordenador de la casa en la que me alojaba y teclear con él, tanto el artículo de rigor como algunas líneas de una posible novela nueva (que si es no será larga, descuiden). El ordenador ha vuelto a no gustarme, lo siento; pero ya que lo tenía en mis manos durante unos días, aproveché para navegar un poco por Internet, por primera vez en mi vida o casi. Así, logré visitar por fin, al cabo de unos diez años desde su creación, la web que lleva mi nombre y que montó por propia iniciativa una lectora de Gijón, Montse Vega, a la que, visto lo visto, debo mucho más de lo que jamás podré devolverle. También me quedé admirado de que en la Red existan datos sobre todo lo habido y por haber, aunque demasiados no sean de fiar o estén equivocados. Es decir, aquello parece una enciclopedia de vastedad incomparable, pero de calidad muy dudosa y variable. Comprendo ahora de dónde salen muchas "documentaciones" de periodistas y -lo que es más grave- novelistas, y por qué tantos de éstos se atreven hoy a hacer novelas históricas sin saber nada sobre el periodo elegido antes de empezar a redactarlas.

Pero de todo esto estarán la mayoría de ustedes al cabo de la calle, y disculpen que les diga nada sobre mediterráneos que habrán descubierto hace siglos. Lo que más me ha desagradado, sin embargo, son los llamados blogs y foros, por algunos de los cuales me he dado un paseo. No entiendo que tantos escritores tengan un blog propio y le dediquen, por fuerza, numerosas horas de su tiempo, porque me parece equivalente a esto: uno va a un bar, se sienta a una mesa y habla de lo que sea, y a continuación está expuesto a que cualquiera coja una silla y le suelte a su vez su rollo o -con demasiada frecuencia- sus imprecaciones. O bien a esto otro: uno inicia una conversación telefónica particular, y cualquier individuo puede colarse en ella y opinar lo que le plazca o ponerle verde a uno. No sé, para mí sería una pesadilla tener que escuchar pacientemente a personas que no he elegido, y con las que en algunos casos no quisiera ni cruzar media palabra. ¿Cuál es la gracia de estas tertulias escritas? ¿Ver que uno provoca reacciones? ¿Tener la comprobación inmediata de que lo que expone no cae en el vacío? ¿Llevar una vida "interactiva" (y perdonen el adjetivo)? Debe de haber mucha gente solitaria, o que aguanta la soledad -ese gran bien- pésimamente. Pero lo que más me ha desagradado es el frecuente tono insultante de los comentarios y el veneno que a menudo destilan. Amparados en el anonimato cobarde de los llamados nicks, no hay asunto que no les merezca a unos cuantos blogueros toda suerte de improperios. No veo que se discuta ni argumente apenas, sino que más bien se lanzan denuestos y groserías como en las tabernas más zafias. Hay en este mundo, o eso parece, una desproporcionada cantidad de odiadores, o llámenlos negativistas, resentidos, amargados, venados. No tantos en los blogs o foros en inglés. En esa lengua la gente es más propensa a emitir sus opiniones, a discutir civilizadamente, a pedir una información o aportar otra interesante y útil. En los españoles, en cambio, veo una sobreabundancia de rabiosos y cabreados, de individuos a los que todo parece una mierda, o que dedican horas y horas a estudiar la obra de un autor, por ejemplo, con el solo ánimo de ponerla a caldo, en vez de abstenerse -como quizá sería lo lógico- de seguirla leyendo. También se lleva uno sorpresas en este mundo, y ve intervenir, con su nombre, a personas de las que se distanció hace años, sólo para comprobar que la edad no las ha hecho más sabias ni gratas sino todo lo contrario, que el gusto por despotricar sin razones les ha ido en aumento y que ni siquiera han variado sus obsesiones durante tan larga ausencia. No sé, pero asomarse a esa inmensa taberna que son los blogs y foros de Internet, en España, le hace tener a uno la sensación de vivir en una región ocultamente furibunda, en la que más vale no entrar, si es posible.

dimecres, 10 de desembre de 2008

Polítics 2.0 i Polítics 0.0

El primer bloc que vaig començar a llegir i a seguir va ser Debat a Bat, de l'amic Donaire. Un blog que parla de política, educació, turisme, societat i moltes altres coses d'una manera propera i amena, i amb coneixement de la causa, com ell diu, "basat en un fet real i amb apunts del natural". I si us parlo d'aquest blog ara no és només per animar-vos a seguir-lo; sinó perquè em serveixo de 3 posts del Donaire ( Diez usos políticos del facebook i Lo que hemos aprendido de Obama , Parlament 2.0, entre molts altres que giren al voltant de la política 2.0) per animar a alguns polítics a fer un pas més, a baixar de les "estrelles" i a donar la cara, a mostrar-se tal com són, a deixar participar i a no tenir por a escoltar opinions que no són com la seva, a debatre-les.

I tot això ho dic perquè no pot ser que després de la creació d'un fòrum de debat per part d'un grup de joves del meu poble: "Bellvei, expressa't en llibertat", on veïns de forma continuada han parlat de la necessitat de fer un debat públic i presencial sobre com volem que sigui el nostre poble, el nostre casc antic; on s'ha demanat repetides vegades la participació de l'alcalde en aquest espai donant el seu parer sobre el que s'està debatent, sobre les seves preocupacions; que l'ajuntament ha rebut més de 500 al·legacions en contra d'unes normes subsidiàries perquè entenen que aquestes perjudiquen el nucli antic; la única resposta sigui la més poc democràtica, la unidireccional: la d'un butlletí informatiu a la porta de totes les cases.

El diumenge, tots els bellveïns vam poder llegir a casa un butlletí de 4 planes a tot color amb les opinions de l'alcalde sobre el casc antic i sobre aquells que no estan d'acord en com s'ha portat tot plegat. Només us transcriuré una frase, la darrera: "No em puc permetre perdre el temps, en causes tan grises com la que patim i si algú vol seguir aquest camí, allà ell… ni amb mi ni a l’equip de govern ens hi tobarà". Causes grises? Doncs donem-li color i oferim un debat com déu mana, on els veïns poguem escoltar totes les parts, totes les opinions i ens poguem fer una idea més o menys clara sobre tot plegat. Perdre el temps és escoltar als veïns?

Davant d'una nova forma de fer política, on polítics de tots els colors estan veient com cal obrir les portes a la socialització 2.0, a mostrar-se transparents, de fàcil accès, a facilitar les eines d'interrelació, a crear ciutadania, ... ens trobem com un alcalde veu només en un butlletí a tot color, enviat per via "sota la porta", sense dret a rèplica com la única manera de fer política, d'escoltar i de ser escoltat.

Gemma Urgell - Viniesfera © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO